El sánscrito. Resúmenes de W.H. Maurer 7. El sistema de escritura. Las cerebrales o retroflejas.

Mudas Sonoras
No aspirada Aspirada No aspirada Aspirada Nasal
(a) h(a) (a) h(a) (a)

El extraño nombre aplicado a esta clase de sonidos indios (importante y diferente), requiere alguna explicación. “Cerebral” significa “perteneciente al cerebro” (del latín cerebrum, “cerebro”***) pero es en realidad una traducción errónea del término técnico indígena mūrdhanya, literalmente, “perteneciente al punto alto (de la boca)“, aplicado a esta clase de sonidos, que se producen tocando la cima de la boca con la punta de la lengua. Pero la palabra sánscrita mūrdhan, de la que se deriva mūrdhanya, parece significar también cabeza y esto aparentemente dio lugar a la noción de que los sonidos designados mūrdhanya son “sonidos de la cabeza” y “cerebral” es una interpretación errónea de un concepto erróneo. Una exacta equivalencia del sánscrito mūrdhanya debería ser “cacuminal”, del latín cacūmen “punto más alto, pico”, pero aunque este término ha sido ocasionalmente sugerido, nunca ha tenido aceptación general.  En lugar de “cerebral”, muy a menudo estos sonidos han sido llamados “linguales” por los gramáticos, pero mejor este persistente sustituto debería ser evitado, porque “lingual” simplemente significa “perteneciente a la lengua” (del latín “lingua”), lo cual se aplicaría a cualquier sonido de un lenguaje y sería un mal sustituto para el viejo término “cerebral”. Otro término de bastante uso es “retrofleja” que significa literalmente “vuelta hacia atrás”, haciendo referencia al hecho de que la punta de la lengua está ligeramente girada hacia atrás sobre sí misma, y toca el techo de la boca. Este término es quizá el más adecuado de los varios que se usan para denominar este tipo de consonantes, y podría haber sido adoptado aquí, excepto por el hecho de que se usa mucho menos que “cerebral”.

A pesar de que las cerebrales se forman, como hemos dicho, por una ligera acción retrofleja de la lengua, que toca el techo de la boca, estrictamente el área de la cresta alveolar, hasta la parte superior de los dientes, una aceptable aproximación a estos difíciles sonidos son las t’s y d’s del inglés americano, que se producen poniendo la punta de la lengua cerca de la cresta alveolar., esto es, sobre un punto de contacto ligeramente bajo.

sanskrit-intro-retroflex-1-638

Las t’s y d’s del inglés suenan precisamente como las cerebrales a un indio. Asumimos que en cualquier lengua vernácula las palabras inglesas como “ticket” o “dumb” se representan invariablemente, tanto en la pronunciación como en la escritura, con cerebrales. Por el contrario, en el inglés hablado por los indios casi todas las “t”s y “d”s se hablan como cerebrales.  La primera normalmente sin la aspiración que generalmente acompaña a los sonidos mudos en inglés.

Así, por lo tanto, por un hablante inglés se alcanza una interpretación bastante exacta de las series cerebrales, con la única excepción del sonido aspirado dh, el cual, junto con el resto de los sonidos aspirados de todas las series de “paradas”, no existe en inglés. En la práctica de estos sonidos, deben tenerse en cuenta los siguientes puntos. La th aspirada (de tha) es como cualquier t inglesa en inicio de palabra, por ejemplo tub. Pero esta th no debe ser asociada de ninguna manera con la th del inglés thing o this; la h en la transliteración es solo una marca de aspiración, como ocurre con kh y ch en las series gutural y palatal. Mientras la sílaba aspirada no es difícil de hacer, la ṭ no aspirada requiere la misma atención que los sonidos no aspirados descritos antes, respectivamente, kh y ch (¡y los que tendremos aún que describir: th y ph!). En la discusión de kh, la contrapartida aspirada de k, se apuntó que, cuando una s precede a una k inglesa, o c cuando se pronuncia como k, esta k no tiene aspiración, así el sonido sánscrito no aspirado k, puede ser producido practicando las palabras inglesas skull y scum sin la s inicial, usando la prueba sugerida en la página 16, con las guturales. Desafortudamente no hay ninguna práctica similar en inglés que nos ayude a pronunciar la ṭ cerebral, ya que una t inglesa seguida de una s no se pronuncia con la lengua en la misma posición como cuando es la t la que comienza una palabra. Podría ser de ayuda las observaciones hechas en la discusión sobre las dentales sonoras y similares observaciones concernientes a las labiales mudas (paginas 22 y 23 del libro). 

El sonido  (de ḍa) es muy parecido al de cualquier palabra inglesa que comience con d, por ejemplo dull o dub. El aspirado es aproximadamente el sonido que hay en mud-house, el cual debería practicarse como se indicó para el sonido gh con las palabras dog-house y log-house.

La nasal es similar al sonido n en el comienzo de cualquier palabra en inglés, pero como todas las cerebrales, con la punta de la lengua más arriba que en inglés y ligeramente retrofleja. La n inglesa, sin embargo, está menos cerca de la ṇ cerebral que las  t, th y d (situadas al inicio de una palabra) de sus correspondientes cerebrales.

Pag 21 del libro.

***Nota del Traductor: a los hispano-hablantes nos resulta obvia la etimología de algunas clasificaciones, pero no así a los anglo-parlantes, y este libro está escrito, originalmente, en inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *