Drig-Drishya-Viveka (4) el testigo y la mente

Drig-Drishya-Viveka (4) el testigo y la mente

11 enero, 2020 0 Por Alias_Sanscrito

Verso 4

॥ कामः सङ्कल्पसन्देहौ श्रद्धाऽश्रद्धे धृतीतरे । ह्रीर्धीर्भीरित्येवमादीन् भासयत्येकधा चितिः ॥ ४॥

॥ kāmaḥ saṅkalpasandehau śraddhā’śraddhe dhṛtītare । hrīrdhīrbhīrityevamādīn bhāsayatyekadhā citiḥ ॥ 4॥

Los pensamientos de deseo, voluntad o duda,
creencia o incredulidad, fortaleza o su falta,
modestia, comprensión, miedo y otros,
la consciencia, que permanece igual, los ilumina a todos.

Al igual que es posible observar un objeto físico o una parte del cuerpo, también se pueden observar los pensamientos y las emociones, así como los recuerdos. Los pensamientos se producen en la mente y el testigo es capaz de observarlos. Cuando decimos que el testigo los puede observar queremos decir que el simple hecho de atender a ellos, los ilumina. Todo aquello en lo que el testigo pone atención, es iluminado. 

Manas es la faceta de la mente que produce pensamientos. Y lo hace como reacción, muchas veces, a los estímulos externos. Pero también a los estímulos internos, debido a que Chitta, la memoria, es capaz de excitarla. Pues bien, todas estas facetas mentales producen pensamientos y emociones y el testigo es capaz de atender y enfocarlos cuando aparecen. 

Sentándote en meditación y dejando la mente en silencio, poco a poco aparecerán «claros» en las nubes incesantes de pensamientos, y entonces será fácil darse cuenta de ellos, los claros, y por tanto de los pensamientos. 

La imaginación es parte de este juego, pues surge a partir de los pensamientos y de los deseos. También los deseos y sus imágenes pueden ser observados por el testigo.

Pero, ¿qué es el testigo?… ¿es la mente?… no. El testigo está fuera de la mente, aunque se confunde con ella, porque la mente es iluminada por él. La mente funciona gracias al testigo. No es el testigo. Tan solo el testigo puede observar la mente.